Acercándonos al mundo del séptimo arte, hemos sido partícipes de una de las cuestiones que preocupan habitualmente a cinéfilos y traductores ¿Os imagináis qué puede ser? Se trata de nada más y nada menos que del título oficial de algunas películas, traducidos estos títulos del inglés al español en muchos casos.

Los títulos de las películas suelen dar dolor de cabeza dentro de algunas productoras, porque en muchos casos no se trata de una traducción del título en sí, sino de una invención sobre el contenido propio de la película en cuestión. En muchas ocasiones, esos títulos no son traducidos por traductores profesionales, sino que simplemente son trasladados por expertos en marketing que consideran que de esa manera se podrá vender mejor la película en el país de destino, pero en ciertos casos, seamos sinceros, se trata de un horror para aquellos a los que nos gustan las películas en tanto en versión original como en español.

Uno de los ejemplos más sonados y que ocupa el primer lugar en muchos rankings sobre traducción de títulos de películas es nada más y nada menos que el filme conocido por todos de Jungla de Cristal ¿adivináis cómo se llamó en EEUU? ¡Die Hard! Un título que ni se acerca al original.

No es de extrañar por tanto que en un momento dado estemos comentando una película con nuestros amigos extranjeros y no seamos capaces de decirles el título, porque la industria cinematográfica se ha encargado de que esa película suene de manera totalmente distinta en un país y otro.

Otros títulos que también llaman la atención por sus traducciones son, The Pacificer, que en España corresponde a Un canguro superduro. O una de acción que muchos de vosotros recordaréis, Rambo Acorralado, originalmente Rambo First Blood.