Las botas son un tipo de calzado realmente polivalente pero ¿realmente sabemos cuánto? En la actualidad existen botas altas, botas medianas, botas cortas o botines, con tacón, sin tacón etc. pero se trata de un prenda relegada en muchos casos a los meses de otoño e invierno y esto no debería ser así pues existen multitud de botas que también pueden utilizarse en primavera y verano. A continuación se presentan diferentes tipos y estilos de botas para poder usar este práctico calzado durante todos los meses del año.

Botas para otoño e invierno

Para los meses más clásicos lo mejor será seleccionar algunos tipos de botas que están bastante definidos, aunque podrán encontrarse en una variedad de modelos tan amplia que sin duda parecerán diferentes. La primera opción son las botas altas negras. Este tipo de artículos son muy interesantes porque no pasan de moda y resultan realmente prácticas para combinar con cualquier estilismo, tanto con los más formales como con vaqueros o estilos más casuales. La segunda los botines con plataforma, ideales para dar un toque chic a cualquier look otoñal.

La tercera son las botas de estilo grounge, perfectas para estilos desenfadados pero que sin duda no dejan de ser tendencia, aunque quizá será mejor, teniendo en cuenta la gran variedad de tipos de bota que existen para invierno, reservarlas para los meses de verano. La verdad es que en la actualidad botas hay de todos los estilos, como puedes ver aquí. La cuarta opción la constituyen las clásicas botas de tacón ancho, que son realmente cómodas y combinan absolutamente con todo tipo de outfits de mujer.

Botas para primavera y verano

Pero en la actualidad las botas pasan las fronteras entre las estaciones y se pueden encontrar también en los meses más calurosos del año. Como es obvio serán de otros materiales, pero serán ideales para combinarlas con flores y vestidos lenceros. Son una bonita opción que aporta un toque muy chic a cualquier estilismo. Las mejores botas de este tipo serán probablemente las de estilo folk o hippie. Se trata de un calzado muy desenfadado que suele contar con unos acabados en forma de cenefas muy bonitos y lo mejor será elegir colores variados e incluso vivos, huyendo de las clásicas negras, aunque en color camel también pueden ser un acierto.

También serán una buena opción las de estilo Chelsea o de color beige. Lo mejor será elegirlas con bonitos adornos como flecos o aplicaciones étnicas y combinarlas con prendas similares, shorts vaqueros o vestidos vaporosos de estilo ibicenco e informal. Estas botas completarán un look ideal para asistir a un festival de música veraniego consiguiendo el toque in que le puede faltar a un outfit perfecto.