En su edición de este año el prestigioso Festival de Cine de Cannes ha dado su brazo a torcer y ha permitido que dos cintas de Netflix concurran en el certamen sin haber pasado antes por las salas de cine. Pero una y una más.

“A partir de ahora cualquier película que quiera competir en Cannes tendrá que comprometerse previamente a ser distribuida en las salas francesas”, y esta norma comenzará a ser vigente “desde la edición de 2018”, han indicado los organizadores del festival en un comunicado.

En la edición de este año de Cannes, que tendrá lugar del 17 al 28 de mayo, dos filmes de Netflix (Okja, de Bong Joon Ho, y The Meyerowitz Stories, de Noah Baumbach) podrán competir y aspirar a la codiciadísima Palma de Oro, pero lo harán de manera excepcional, puesto que ninguno de ellos recalará en las salas de cine.

Pese a que había rumores que apuntaban a un posible “expulsión” del certamen de estos dos títulos, tanto Okja como The Meyerowitz Stories podrán concursar este año en Cannes.

Si bien el festival celebra la irrupción de Netflix en Cannes, lo cierto es que sus organizadores han decidido seguir mostrando su apoyo incondicional al “modo de explotación tradicional del cine en Francia y en el mundo”.

La Federación Nacional de los Cines Franceses (FNCF) ya había puesto previamente el grito en el cielo en relación con la difusión de las dos películas de Netflix que concurren este año en Cannes, puesto que si ambas se difundieran de manera simultánea en internet y en las salas de cine, podrían ser víctimas de sanciones por parte del Centro Nacional de Cinematografía (CNC).

Miedo, inseguridades… no tiene que ver nada que ver con la pérdida de calidad, al contrario, se están haciendo grandísimas películas gracias a Netflix o Amazon. Repetimos que las cintas de Baumbach y Joon-Ho son de las más esperadas.