Ver cómo el curso puede acabar en tragedia con resultados devastadores para el alumno, es alguna de las razones por la que los padres suelen tomar cartas en el asunto y buscar clases particulares para sus hijos. Eso cuando se trata de los cursos de enseñanza en cualquiera de los ciclos hasta los superiores. Porque son un recurso cuando las cosas van mal en clase, no se necesitan si todo va bien, por eso se les denomina clases de apoyo.

Pero no siempre se trata de clases relacionadas con lo académico ni la enseñanza reglada, son ese tipo de clases que requieren un contacto estrecho entre alumno y profesor en torno a una materia, actividad o hobbie concreto. Véase de canto, de piano o de ruso. Y es que los idiomas representan las clases de apoyo por excelencia. Con el idioma inglés a la cabeza, en España es un clásico buscar profesores particulares nativos para los hijos o, si se trata de alumnos adultos, contratar clases de inglés, alemán o japonés para tener un contacto bis a bis con el profesor.

Porque es la característica más notable frente a las clases de grupo y homologadas de un centro, ya que permiten concentrar la atención y en foco del uno con el otro sin más intermediarios. Dudas, resolución de ejercicios, preguntas y en definitiva hacer hincapié en lo que verdaderamente necesita el alumno, son la piedra angular de estas clases por horas.

La fórmula se repite una y otra vez con las clases particulares Madrid y casi siempre son a domicilio del demandante, algo que proporciona un entorno de seguridad al alumno que actúa positivamente en su favor. Ocupan horas extra a los alumnos y también un esfuerzo económico al margen de sus estudios si se trata de asignaturas del plan de enseñanza, cuentan con un profesor particular para preparar unas oposiciones o una prueba de acceso.

Y en el caso de los que contratan clases de tenis, judo u otra actividad outdoor, ambos quedarán en el entorno concreto donde tendrán lugar las clases. El método para encontrarlas es sencillo y más con la ayuda de masqueclases.es. Tradicionalmente se han localizado a través de los tablones de anuncios en los propios centros educativos y a cargo de los alumnos de cursos superiores. Esta opción sigue presente pero en los anuncios de plataformas online donde existe un apartado específico para las clases particulares.