Que las modas van y vienen y evolucionan cada temporada ya no es un secreto para nadie. Y que los tatuajes son parte de la moda más actual tampoco. Sin embargo hay algo que muchos no saben, y es que aunque los tatuajes estén de moda en la actualidad y desde hace varios años, lo cierto es que la cultura del tatuaje se extiende a miles de años atrás sin que nadie haya sabido nunca ponerle un punto de inicio exacto.

A lo largo de los años hemos podido ver como esta moda avanzaba de manera imparable, pasando de ser un castigo o la marca de la vergüenza en culturas antiguas, a marcar a presos y marineros hace unas décadas, y llegar hasta nuestros días como una forma de convertir nuestra piel en un lienzo donde podemos grabar, por ejemplo, los mejores momentos de nuestra vida a modo de tatuajes.

Todo un arte que no siempre se ha apreciado

Actualmente, casi la mitad de la población tiene al menos un tatuaje en su cuerpo. En los últimos años hemos podido ver todo tipo de modas en este sentido, desde tatuajes tribales hasta flores pasando por símbolos étnicos o religiosos en diferentes zonas de nuestro cuerpo.

Lo cierto, es que la cultura del tatuaje es un verdadero arte que no todo el mundo sabe apreciar y que no ha sido valorado como debía a lo largo de la historia. Un tatuaje no es solo un dibujo hecho con tinta. Para los verdaderos amantes de los tatuajes, tatuarse es una forma de vida gracias a la cual pueden llevar en sus pieles algunos de los momentos más importantes de sus vidas.

Podemos ver tantos tipos de tatuajes como personas hay en el mundo. Pero una cosa está muy clara. Y es que quien prueba la magia de tener un tatuaje, casi siempre suele repetir.