ecologismo-sexismo

Como muchos de vosotros ya sabéis, en Transitarte somos un poco curiosos e indagando en la red, hemos encontrado una noticia que nos ha chocado bastante. En el ámbito del machismo y de las estructuras que imponen un rol determinado a hombres y mujeres, aparece la idea de que ser ecologista o bien preocuparse por el medio ambiente es algo poco masculino.

En diversos estudios, se ha percibido que ciertos hombres a la hora de mostrarse respetuosos con el medio ambiente parecía que se sentían menos viriles de lo que se podrían sentir simplemente no pensando en estas cuestiones. Si bien es cierto que se habían observado comportamientos menos ecologistas en los hombres, en cuestiones como el gasto de energía, su capacidad a la hora de reciclar, o la concienciación por ciertas acciones relacionadas con la naturaleza, no se sabía hasta la fecha, que podría ser un indicativo dado por su masculinidad.

El estereotipo social en el que la mujer está más concienciada con determinados problemas, así como con el cuidado de determinados aspectos de la vida, lleva a afirmar que el ser más ecológico pueda pertenecer a una parte más femenina que masculina. De ahí que ciertos hombres no se sintiesen cómodos con las rutinas de reciclaje.

Habría que hacer un ranking por países, para ver si este patrón se repite en todos los puntos de la geografía. O bien, apostar por ver quienes se preocupan por ejemplo de comprar más comida ecológica en establecimientos dedicados a estos fines, porque quizás sí que nos sorprenderíamos de la cantidad de clientes femeninos que hay por encima de los masculinos.

Sea como fuere, debemos tener claro que el cuidado del medio ambiente es cosa de todos y no hay excusas de género o de cualquier otra cuestión que puedan hacer que no reciclemos y cuidemos nuestro entorno ¿no creéis?