logotipo de google con una cremallera

Realizar una búsqueda en Google es algo muy habitual hoy en día. Ya sea mediante un móvil, tableta o un portátil, las personas buscan cualquier cosa, desde cómo se hace un plato, consejos para un regalo o un fontanero en Albacete o un fisioterapeuta en Granada.

Es mucho el tiempo que gastamos en el buscador al cabo del mes y en busca de evitarlo, queremos dar una serie de trucos que hacen que las búsquedas sean más efectivas.

  • No preocuparse por la puntuación: los puntos, comas, tildes y signos de interrogación o exclamación no afectan a la hora de realizar una búsqueda. Con independencia de lo que se busque, Google tiene como lema “no te compliques”. El buscador no tiene en cuenta si escribes correctamente o no, ya que da los mismos resultados con una puntuación perfecta que sin ella. Tampoco afectan las mayúsculas y las minúsculas ni caracteres especiales, a no ser que alguno sea útil para ejecutar una búsqueda especial (por ejemplo, el asterisco como comodín).
  • Los errores ortográficos tampoco influyen: El corrector ortográfico de Google usa de forma automática la ortografía más normal para lo que se esté buscando. Esto quiere decir que tecleas “gogle” en vez de “google” no tendrá importancia. Además, los resultados son los mismos, ya que pone un recuadro que pone “resultados de”.
  • Escribe solo las palabras que busques: No es necesario el uso de preposiciones, artículos o adverbios. Lo que más importa es las palabras clave que buscamos. Las palabras clave son aquellas que describen lo que se quiere decir. Son varias palabras genéricas que juntas describen de manera clara para dar un resultado. Por ejemplo, si se quiere viajar a Roma por poco dinero, bastará con escribir “vuelo barato Roma”. De esta manera, ahorraremos palabras y tiempo.
  • Usar las herramientas de búsqueda: las herramientas son muy útiles de cara a hacer las búsquedas mucho más eficaces. Justo debajo de la barra de búsqueda, hay un botón que pone “herramientas”. Ahí se puede elegir el país del que se quiere obtener los resultados, el idioma, seleccionar una fecha concreta o el tamaño de las imágenes.
  • Usar las palabras justas para la búsqueda: Google no necesita de muchas palabras para hacer su trabajo. Lo ideal es que se tecleen una o dos palabras para que se muestren más resultados. De esta manera, primero usa términos más genéricos y después ve añadiendo palabras para ir acotando la búsqueda. Por ejemplo, si continuamos con el viaje a Roma, si escribimos “viaje a Roma”, saldrán comparadores donde se podrán introducir más datos como la fecha o el aeropuerto, que seguramente en la búsqueda inicial no resulte útil.
  • Utilizar la búsqueda avanzada: al igual que con las herramientas, también podemos usar la búsqueda avanzada. Se trata de añadir más o menos filtros según las necesidades. En esta búsqueda puedes modificar parámetros como palabras o frases exactas, excluir términos, filtrar resultados por dominios o idiomas.
  • Buscar otras páginas relacionadas: Un truco muy útil es usar algún comando para buscar páginas que tengan una temática parecida a otra. De esta forma, si se escribe “related:” y a continuación la dirección, se podrá obtener los resultados de páginas relacionadas. Por ejemplo, puede ser muy útil cuando se quiera encontrar recetas de cocina para platos veganos o vegetarianos.