spirit

spirit

Si tienes tiempo libre y como acariciamos el verano, es momento de hacer deporte, coger forma para cuando vayas de vacaciones presumas de cuerpo 10. Es el momento de sacar del trastero o garaje tu bicicleta eléctrica y quieres ponerte al día, pero te das cuenta de que tu bici no está como esperabas.

Eso se debe a que la has tenido cogiendo polvo sin preocuparte si necesitas algún pequeño ajuste.

Cómo cuidar y realizar el mantenimiento básico de tu bicicleta eléctrica

Para evitar que esto te pase durante el tiempo que la usas, conviene realizar una pequeña revisión y mantenimiento de la bicicleta eléctrica a lo largo del año. Vamos a mostrarte que de manera sencilla y en unos minutos, podrás comprobar el estado de tu bicicleta y tenerla siempre a punto para cuando la necesites. Los velociclos eléctricos son muy agradecidos no requieren casi mantenimiento, pero al igual que los ciclos convencionales algunos elementos, además, son de vital importancia porque está en juego nuestra seguridad.

Elementos a comprobar de tu bicicleta eléctrica

La diferencia que existe entre el mantenimiento de una bicicleta eléctrica y otra normal es el de las partes eléctricas. Por lo demás siguen las mismas pautas. Es interesante que leas las indicaciones que te dan en el manual por el propio fabricante, tanto para el uso como para el mantenimiento de la misma. No obstante te dejamos en qué debes fijarte a la hora de comprobar el estado de tu bicicleta eléctrica:

Lo primero que debes tener en cuenta es el estado de la batería. Se puede terminar estropeando si no se ha usado mucho o no se ha cuidado lo suficientemente bien. Si tienes una batería de litio, presta atención a qué debes hacer para conservarla en perfecto estado. Lo mejor que puedes hacer es no dejar que se descargue completamente porque si es así, entonces llegará a perder funcionalidad. Tienes que guardarla con carga porque aún estando almacenadas se van descargando poco a poco. Recuerda siempre la batería siempre con carga o no te funcionará!

Al igual que una bicicleta normal, asegúrate de que tengas las ruedas bien, como las cubiertas, los radios, las cámaras… Para evitar que puedas tener cualquier problema cuando estén paseando con ella. Observa que no tienen las cubiertas grietas o que se pueda apreciar el dibujo que tienen. Si ves que están deshinchadas puede ser porque tienen algún pinchazo y por eso se ha ido el aire. Si es así, o la reparas si no es mucho o las cambias. Es importante tener siempre las ruedas con la presión indicada por el fabricante. Una buena idea es poner cámaras con gel o cubiertas antipinchazos, así te durarán más tiempo.

Los frenos son otro de los puntos importantes a verificar por la seguridad que implica que estén bien. Ajustarlos como es debido evitará accidentes a la hora de tener que usarlos. Fíjate si las pastillas o zapatas no están desgastadas. Si es así, es hora de poner unas nuevas.

Los cambios será el siguiente punto para ver. Llevar los cambios bien ajustados es importante porque si no es así, notaremos cómo vamos mal en la bicicleta y estaremos muy incómodos. No es muy complicado hacerlo.

Los cables se deben ir cambiando si vemos que tienen algún desgaste en la funda que los cubre o si ya pasan a estar despeluchados por algún sitio.

Si eres un manitas seguro que puedes realizar todos los cambios que necesite tu bicicleta sin mayor problemas, adquiriendo los componentes en una tienda especializada. Pero en caso de no atreverte a tocarla por si la terminas estropeando en vez de arreglando, puedes acercarte a tu tienda de bicicletas de confianza porque ellos cuentan tanto con los elementos que vaya a necesitar cambiar como el personal adecuado para hacerlo.

1 Comentario

Dejar respuesta