Moda sostenible ahorras dinero y ayudas al planeta

Existen estudios que indican que, de media, un español llega a gastarse unos 500 euros de ropa al año, incluyendo desde prendas de vestir, como también complementos, lo que puede considerarse en muchos casos el 5% de los ingresos anuales que esta persona tiene. Cada vez las personas compramos más compulsivamente, sin conocer los pormenores que esto produce, siendo el comercio textil uno de los que más contamina en el mundo, dado todo lo que se utiliza para su fabricación y los desechos que se vierten.

Moda sostenible: un nuevo futuro para la ropa que no queremos

Hace varios años, se empezó a fomentar una visión de comercio responsable en todos los sectores, incluyendo de igual manera a la moda. A pesar de esto, en un principio se le miraba de reojo, sobre todo por el pensamiento de que, vestir algo que ya se ha puesto otra persona, no es algo bien visto socialmente. Sin embargo, cada vez se está comprobando que esta creencia es solo un prejuicio más y que incluso este tipo de prendas están más cuidadas que la que podemos encontrarnos en las tiendas de ropa habituales.

Prendas sostenibles

Detrás del comercio textil nos encontramos con un mundo que posiblemente no conozcas, con el que no solamente estamos contaminando el medio ambiente, perjudicándonos directamente a nosotros, sino que también millones de personas que trabajan en fábricas de Asía cobran una auténtica miseria, trabajando en unas condiciones realmente lamentables para que nosotros podamos tener la ropa que nos gusta. Aunque esto es muy difícil pararlo, nosotros podemos tomar conciencia de ello, evitando comprar estas prendas que en el mercado son tan baratas, pero que lo son sobre todo por lo que hay detrás.

Contaminar menos

Como hemos hablado, la contaminación que produce la industria textil es enorme, utilizando colorantes y tintes que van a parar a los ríos, contaminándolos y haciendo que la vida sea mucho más difícil en estos entornos. De la misma manera, estas fábricas utilizan una enorme cantidad de agua, la cual cada vez es más escasa debido a los enormes periodos de sequía que estamos viviendo en todo el mundo, y que son una de las causas por las que se intente frenar el consumo compulsivo de prendas de vestir. Si te pones a pensar, cuando compramos una prenda de segunda mano, a pesar de que ya se ha utilizado el agua y tinte para crearla, le daremos más vida, y, por lo tanto, la empresa debe producir menos productos, consiguiendo que se ahorre agua y se contamine menos.

Comprar ropa de segunda mano: Ahorrando dinero

El ahorro de dinero a la hora de comprar ropa de segunda mano es enorme, reduciéndose el gasto medio español en más de la mitad, dinero que se puede invertir en otras actividades o simplemente para ahorrar. Tal y como nos cuentan en el portal especializado Micolet, al comprar una prenda de segunda mano estamos haciendo una inversión, ya que podemos adquirir una prenda de marca, que en el mercado podría salirnos incluso el doble o el triple de lo que te gastas en una de ocasión, siendo exactamente la misma prenda, por lo que es una de las enormes ventajas que tienes.

Para aquellos que piensen que tener una prenda de segunda mano es sinónimo de mala calidad o de suciedad, tienen que olvidarse de ello, porque en portales como los que te hemos nombrado, recogen la ropa de las personas que quieren venderla y realizan una selección de aquellas que de verdad merecen la pena y cuentan con una calidad excelente, de la misma manera, antes de presentártelas y por lo tanto, antes de que tú las tengas en tu casa, son lavadas para que estén en perfectas condiciones higiénicas, llegando a estar más limpias que en las tiendas que normalmente compras ropa, las cuales vienen en caja, son manoseadas constantemente, cayéndose al suelo, pisándolas y volviéndolas a colocar en su sitio hasta que las compras.

Gana dinero vendiendo ropa usada

Como leemos en este artículo, nosotros también podemos beneficiarnos de esta práctica en las dos vías, no solo comprando y consiguiendo ropas y accesorios de primera calidad a un precio mucho más barato, sino que, en vez de tirar o donar la ropa, podremos ganarle un dinero a aquello que no queremos ponernos o que para nosotros ha pasado de moda. Las posibilidades son muchas, ya que podrás llevarlas a un rastro para que personas te las compren, siempre y cuando siguiendo unos consejos para mantenerlas limpias y eligiendo la ropa que te parezca mejor, o buscar en portales de internet que te recogen la ropa y ellos se encargan de todo el proceso y cuando se haya vendido la prenda, recibir tu dinero en cuenta.