Desde el día 25 de mayo ha entrado en vigor la nueva ley de protección de datos que pasa a poner de manera obligatoria varias cuestiones que hasta ahora no se apreciaban. Para empezar, todas las empresas deben cumplirla, estén o no en suelo europeo, mientras que tengan usuarios que sí pertenezcan a la unión. Así se aseguran de que todos los datos de todos los ciudadanos están protegidos adecuadamente.

Esta ley unifica todas las normas que había anteriormente con respecto a la protección de datos y también da a los usuarios el derecho a titularidad, control y acceso de todos sus datos personales en la web.

Los usuarios tienen derecho a estar informados en todo momento sobre sus datos y cómo la empresa los está utilizando. También debe tener el acceso a estos y el derecho a cambiarlos o rectificarlos en cualquier momento y sin ningún problema. También a solicitar la eliminación de todos los datos, la empresa no puede quedarse con ninguno si el usuario no lo autoriza.

En nuestra empresa tenemos que identificar a aquellos clientes que nos importan más y actualizar nuestra seguridad y todo lo que tenga que ver con la protección de datos de los usuarios. Tenemos que hacerles ver en todo momento que seguimos la ley y que están en su derecho de controlar sus datos con nosotros.

Si no cumplimos con esta ley, las sanciones pueden ser de hasta 20 millones de euros, por lo que no debemos dormirnos y estar siempre alerta. No se debe dejar nada al azar para con nuestros clientes y aunque no utilicemos información privada de nuestros clientes no está de más que contemos con todo aquello que nos pide el reglamento. Nunca sabemos cuándo lo vamos a necesitar y siempre está bien guardarse las espaldas.

Dejar respuesta