dinosaurio-transitarte-yoshi

¿Cuántos de vosotros no ha sido testigo de la obsesión de un sobrino o primo pequeño por los dinosaurios? Nos puede resultar bastante chocante, porque ¿de dónde viene esa obsesión? ¿por qué precisamente los dinosaurios se cuelan en la imaginación de los niños?

En algunos casos, los padres llegan incluso a preocuparse por esta obsesión que los niños tienen tan a menudo e incluso la llegan a considerar un poco insana. Sin embargo, tener una obsesión concreta, directamente relacionada con los dinosaurios es algo que científicamente está probado como beneficioso para los más pequeños.

Los dinosaurios y los niños

Los dinosaurios son para los niños como algo totalmente nuevo en su mundo del día a día. Mientras que otros juguetes representan cosas que ellos están acostumbrados a ver, sean camiones, muñecos o animales, los dinosaurios son algo que puede atraer su atención precisamente por su inexistencia.

Si bien es cierto que más niños que niñas tienen esa obsesión por los dinosaurios, se ha demostrado que uno de cada tres niños en general es un apasionado de estos reptiles gigantes. Y no solo es que se sientan atraídos por los dinosaurios, sino que además son capaces de memorizar sus nombres, reconocerlos y saber incluso que comen.

Por su parte, los científicos también advierten que esta “obsesión” termina cuando los pequeños comienzan la escuela. Allí empiezan a conocer sobre otras cuestiones también nuevas para ellos, por lo que no pueden centrarse en este concreto interés. Por lo que, no habrá que preocuparse, los niños terminarán por recordarlo como algo que pertenecía a su infancia.

Si tienes algún sobrino o primo al que le encanten los dinosaurios, sin duda uno de los mejores regalos de reyes puede ser un juego de dinosaurios, seguro que su cara de felicidad será el mejor regalo para ti.