El anuncio publicitario de Pepsi deja claro que con las causas sociales no se juega y la marca decide retirarlo.

La cosa pintaba mal, muy mal, desde el principio y finalmente Pepsi ha tenido que rendirse a la las críticas y retirar el controvertido “anuncio protesta” protagonizado por Kendall Jenner, modelo y hermana de Kim Kardashian.

En el spot, ambientado en una protesta, Kendall Jenner entregaba una lata de Pepsi a un agente de policía en señal de concordia. Sin embargo, lejos de despertar la concordia del espectador, el spot levantó una auténtica ola de furia en las redes sociales, donde muchos acusaron a Pepsi de banalizar las protestas y las manifestaciones ciudadanas.

“Pepsi quería proyectar un mensaje global de unidad, paz y entendimiento. Claramente no hemos cumplido con nuestros objetivos, y pedimos disculpas”, escribía ayer la multinacional estadounidense en su perfil en Twitter.

Aunque el anuncio, finalmente retirado por Pepsi, pretendía ser un canto a la juventud, a la unidad y al entendimiento, el target al que iba dirigido el spot ha terminado echando pestes sobre él por apropiarse con fines comerciales de símbolos de protesta.

Una de las cosas que menos ha gustado a los internautas del anuncio, contra el cual han cargado fuertemente en las redes sociales, es la imagen de Kendall Jenner entregando una lata de Pepsi a un policía.

Algunos han visto en esta imagen una copia sucia y barata de la celebérrima foto de la flor y la bayoneta durante las protestas estudiantiles contra la guerra de Vietnam

Y otros acusan a Pepsi se haberse apropiado con fines espurios de los ideales del movimiento “Black Lives Matter” ya que hay quienes ven un parecido nada casual entre la imagen de Kendall Jenner entregando una Pepsi a un policía y una fotografía de una mujer enfrentándose de manera extraordinariamente serena a las autoridades policiales en una manifestación celebrada el año pasado en Baton Rouge (Luisiana).