Que estos son los años de las redes sociales es algo difícilmente discutible, tenemos una red social adecuada para cualquier empresa y, casi, también para cada afición. Y desde hace un tiempo, en España está abriéndose hueco una red social en inglés pero que es de gran utilidad para los devoradores de libros o aquellos que buscan consejo: Goodreads.

 

Si funciona con películas, ¿por qué no con libros?

Esa debió ser la pregunta a la hora de comenzar el proyecto. Si bien es cierto que no alcanza el volumen de inscritos en otras redes sociales donde se recomiendan y votan películas, es una herramienta que cada vez tiene mayor volumen para realizar bases de datos de libros, intercambiar opiniones sobre las últimas lecturas y echar un vistazo a lo que leen nuestros amigos y contactos.

Tras acabar cada libro se puede puntuar de una a cinco estrellas, pero mientras se lee se puede apuntar en qué página se va y cuál es la experiencia lectora, o apuntar un libro como “Want to read” para el futuro.

Ayuda en la promoción

Son miles los libros de autoedición que existen en la página y la verdad es que las puntuaciones que tienen la mayoría suelen ser bastante sospechosas, pero en cuestión de libros de editoriales normales sirve como promoción para la editorial y guía para el lector. Observar la nota media que tiene un libro y lo que votaron nuestros contactos es la medida necesaria para muchos a la hora de lanzarse a comprar un libro.

A pesar de la oferta de ocio, la lectura sigue siendo una de las aficiones favoritas de la gente, por eso no es extraño que haya una red social para ella, ahora queda ver cómo se va traduciendo y coge volumen entre los lectores españoles.