ryanair sube el precio del equipaje de mano

Comienza el 2018 y con él transcurre el tercer mes con las nuevas políticas de equipaje implementadas por la empresa Ryanair que sigue siendo noticia. El objetivo de la nueva normativa busca bajar la tasa de facturación.

Los viajeros deberán abonar la tasa “embarque prioritario” que tiene un coste de 5€ por trayecto (6€ cuando se paga después de reservar el vuelo). Aquellos que deseen llevar un bulto y una bolsa de mano a bordo deberán pagar la tasa.

Los clientes que abonen el embarque prioritario (incluyendo Plus, Flexi Plus y Family Plus) tendrán la opción de subir dos bultos al avión, según comunicado oficial de la empresa, mientras que todos los clientes que no abonen dicha tasa, solo se les permitirá subir un bulto pequeño al avión y el de mayor volumen deberá dejarse en la bodega del avión, sin cargo alguno en la puerta de embarque.

Los espacios en los aviones de las compañías consideradas low cost son reducidos. Esto traía dificultades en encontrar espacios para algunos viajeros que no eran los primeros en abordar. Con la implantación de esta nueva tasa, los clientes podrás saltarse la cola y tener prioridad al guardar la maleta de mano en cabina.

Los viajeros que no estén dispuestos a pagar la tasa, podrán llevar un bolso o mochila pequeña y su maleta dejarla para que se almacene en bodega sin coste alguno, pero teniendo que esperar en destino en las cintas de equipajes.

Las especificaciones en los bultos de Ryanair son: Bulto grande es una maleta de mano con las medidas 55 cm x 40 cm x 20 cm (de no pagar la tasa debe ir en la bodega). Bulto pequeño es un bolso que está permitido llevar en cabina, también puede ser una mochila y las medidas máximas son 35 cm x 20 cm x 20 xm. Todas las medidas están expresadas en alto x ancho x profundidad.

En cuanto a la organización, Ryanair establecerá dos filas en las puertas de embarque, una destinada para los clientes que hayan abonada la tasa de embarque prioritario y puedan llevar dos bultos en la cabina del avión y la otra para el resto, quiénes deberán entregar la maleta para que se guarde en la bodega.

En su página web, la aerolínea deja claro que cualquier pasajero que no haya abonado la tasa de prioridad de embarque y se niegue a bajar su bulto de mayor tamaño a bodega, no se le permitirá viajar, ni tendrá posibilidad de reembolso.

BAJADA DE PRECIOS EN LA FACTURACIÓN Y SIN RETRASOS

Desde el pasado 01 de noviembre de 2017, la empresa modificó el peso de equipaje facturado permitido. Antes el máximo era de 15 kilos y ahora son 20 kilos los permitidos. La tarifa que pagaban los viajeros para facturar tenía un coste de 35€, la cual ha sido reducida a 25€.

La compañía asegura que los cambios en la política de equipaje le significarán un coste de 50 millones de euros anuales. El portavoz de la empresa, Kenny Jacobs indicó: “Queremos reducir la alta cantidad de clientes con dos bultos en las puertas de embarque, algo que causa retrasos en los vuelos debido al elevado número de maletas que se bajan a bodega, tanto en la puerta de embarque con en la propia cabina”.

Esperan acelerar el proceso de embarque de los vuelos y eliminar los retrasos que son causados al no haber suficiente espacio en los aviones para todos los bultos de mano de los pasajeros.

Si deseas ahorrarte el incremento que sufre esta nueva política, te recomendamos usar un buen comparador de vuelos.