Hoy en día, prácticamente cualquier empresa tiene un amplio abanico de posibilidades a la hora de darse a conocer, pues gracias a las nuevas tecnologías y a las redes sociales se puede abarcar un terreno mucho más amplio de manera más fácil y eficaz.

Es muy difícil imaginarse un negocio sin que disponga de un perfil en Facebook, twitter, LinkedIn, Youtube, etc. Y es que, la función de estos es poder llegar al máximo de gente posible, compartiendo noticias sobre la empresa, comunicándose con cualquier cliente, estableciendo de esta forma una relación cercana y de confianza, con un feed-back muy positivo que puede ayudar a seguir creciendo cada una de las empresas.

Por ejemplo, una de las empresas que utiliza muy bien sus recursos con la tecnología y redes sociales, y que además se trata de una compañía especializada en el sector de la consultoría y mercado de capitales, es Optimissa. Este puede ser un buen ejemplo de cómo coordinar las redes sociales para que sirvan de impulso para el propio negocio.

Pero para poder llevar todo esto a cabo, es necesario disponer de la figura del community manager, quien es el responsable de llevar al día cada una de estas redes. Esta persona cada vez está adquiriendo más importancia, pues es una pieza fundamental para hacer que la empresa avance cada día más. Esta persona tiene que tener unos amplios conocimientos sobre informática y marketing, pues se trata de acercar el negocio a cualquier persona, pero además debe saber vender el producto o los servicios que se ofertan en el mismo.

Así pues, está demostrado que en la actualidad es fundamental poder gestionar de manera óptima las nuevas tecnologías y beneficiarse de las ventajas que ofrecen las redes sociales.