La entrevista es una de las partes más importantes a la hora de encontrar trabajo, ya que una vez que has entregado tu currículo y has demostrado por escrito tus cualidades, viene la hora de la verdad y es que la empresa sepa cómo eres, como sabes expresarte, defendiendo tus ideas, luchando por ese puesto laboral que tanto ansias y sobre todo, que el aspecto sea el correcto, acorde con el perfil que están buscando. Para ayudarte en esta labor, te hemos seleccionado una serie de claves para hacer una entrevista perfecta, haciendo que todo salga rodado y puedas incorporarte en el menor tiempo posible.

Curriculum

La primera clave de todo y por la que seguramente te han llamado es por tu CV. En este documento se encuentra toda la experiencia tanto académica como laboral con la que cuentas, además de otros datos de interés para el empresario. Donde suelen fallar muchas personas es que una vez que los han entregado, se olvidan de ellos, tanto que no se acuerdan ni lo que han puesto. Es importante que te sepas lo que está escrito en esos papeles, ya que muchas de las preguntas que te realizarán estarán acorde a lo que has puesto en ellas, debiendo ser claro y conciso en cada una de las respuestas que des. Piensa que si ven que dudas o no sabes qué es lo que has hecho, pueden pensar que estás dando datos falsos o has modificado tu experiencia.

Conoce la empresa

Este es otro de los puntos que los que van a una entrevista se olvidan. Saben a la empresa a la que se dirigen, pero conocen muy poco o lo básico tanto de lo que realiza y el nivel de repercusión que tiene, como igualmente el puesto que ofertan. Para demostrar tu valía debes de, días antes empaparte todo lo referido a la empresa y el puesto que vas a cubrir, desde su actividad económica, su labor, o las funciones. Esto te pondrá un paso por delante de tus competidores ya que podrás responder con acierto a todo lo que te vayan preguntando los entrevistadores.

Tu aspecto cuenta

A pesar de que puedas ser un experto en el trabajo que se ofrece, o tienes amplios conocimientos en la materia, el aspecto físico cuenta y mucho, por lo que es aconsejable que vayas arreglado a la entrevista de trabajo. No hace falta ir vestido como si fueras a tu boda, pero opta por una americana informal, como las que puedes comprar aquí, que te harán sentirte una persona elegante, de buen gusto y con seguridad en ti mismo. De igual manera no puedes ir con sudor o con malos olores, pero evita siempre que puedas utilizar una colonia o perfume muy fuerte, utiliza siempre algo sutil, agradable, que hagas que te recuerden de buen agrado.

Comunicación verbal

La inmensa mayoría de las personas saben hablar, sin embargo no son muchas las que saben hablar correctamente en una entrevista o con otra persona. Es muy común por los nervios del momento o por la inexperiencia que empecemos a bajar la voz concorde va pasando los minutos, pudiendo llegar la voz a quedar como un hilito fino, aunque ocurre también lo contrario, queremos hacernos oír y gritamos mientras vamos respondiendo preguntas. Hay que vocalizar a la perfección, pero sin exagerar, que se nos escuche pero guardando un tono agradable y confiado. Un consejo es que practiques delante del espejo unas cuantas veces para ver como lo haces, o pedirle consejo a una persona para que ocupe el rol de entrevistador para ir ensayando.

Comunicación no verbal

Dicen que la comunicación no verbal es igual o más importante que la verbal. Con ella se descubre muchos aspectos esenciales del estado de una persona, si oculta algo, si está nerviosa o si se encuentra confiada y segura. Evita en todo momento cruzar las piernas o los brazos, ya que esto dará una sensación de que no estás cómodo, como si pusieras una barrera entre el entrevistador y tú.

Tampoco señales directamente a esa persona, ya que puede ser considerado como una falta de respeto. Siempre que muevas las manos, no exageres, hazlo con naturalidad, para recalcar tus palabras y darle énfasis pero para nada más. Es importante que te muevas un poco de esta manera, que no te vean que estás estático, ya que pensarán que estás asustado frente a esa entrevista.

Se tú mismo

Como punto final vamos a decirte que seas tú mismo. No intentas vender una imagen que no eres, ni una persona con la que no te identificas, ya que pasado unos meses posiblemente salga a flote tu personalidad y tu forma de ser, pudiendo ser un duro golpe para ti más adelante. Es mejor enfrentarse a estas pruebas con lo que tú pienses que son tus puntos fuertes. Ser natural te va a ayudar a comunicarte mejor con la empresa, expresando cómo te sientes, tus sueños y aspiraciones de una manera más correcta e incluso hará que la entrevista fluya mejor de lo que tenías pensado.

Estamos seguros que siguiendo estas claves vas a conseguir agradar mucho y por lo tanto, estar más cerca de conseguir el puesto de trabajo que andas buscando. ¡Suerte