Para los adultos el arte puede ser un placer para los sentidos, tanto si hablamos de los cuadros pintados por grandes artistas, como también si hablamos de esculturas que han sido elaboradas con tanto mimo y sentimiento por escultores de la talla de Miguel Ángel, Bernini, entre otros.

Sin embargo, para los más pequeños de la casa puede suponer esto y mucho más. El arte va a conseguir desarrollar al niño de muchas maneras diferentes, ya que no solo estimula su personalidad, sino que según como se le aplique estos conocimientos también va a mejorar su nivel cognitivo, además de apreciar mejor lo que le rodea entre otras actitudes que harán de este estimulo un acierto en su educación.

Si quieres saber cómo inculcar el amor por el arte en los niños, te aseguramos que con este artículo podrás hacer que en poco tiempo tu pequeño aprenda a apreciar la belleza y la grandeza de cuadros y esculturas, creando las suyas propias.

El arte presentado como un juego

Es posible que muchos padres no crean que sus niños puedan disfrutar de la misma manera el arte que ellos, aunque les gustaría, esperando que sean algo más mayores para darle clases de estilos artísticos y nombres de pintores famosos, cuando la forma de hacer que quieran al arte es de una manera muy diferente que queremos explicarte aquí.

Para los niños todo es un juego, por medio del juego ellos aprenden, captan mejor los conceptos que les rodean, desde los colores, las formas, los animales u otros objetos y sobre todo están mucho más concentrados. Si le obligas a hacer algo, ya sea una actividad que ellos por si mismos suelen realizar, les aburre, lo rechazan y terminan por no aceptar eso como algo que les haga disfrutar, evitándolo a toda costa (algo muy común que ocurre por ejemplo con la lectura, ya que desde muy pequeños se les obliga a leer ciertos libros y no los que ellos prefieren)

Una de las maneras por lo tanto, de hacer que amen el arte es presentárselo por medio de juegos desde muy pequeño, enseñándole laminas divertidas, como por ejemplo del arte contemporáneo, las cuales tienen formas y colores reconocibles por el pequeño y que puede apreciar mejor. Después de enseñarle estos cuadros se les puede presentar varias manualidades para niños para que ellos puedan si quieren representar este tipo de cuadros en diferentes dibujos y ver cómo ellos son capaces de hacer lo que han visto.

Hacer el arte suyo les hará más participes en la elaboración de dibujos y sobre todo estarán más receptivos a que cada día o cada semana se le muestre un cuadro o escultura diferente y que ganen mayor admiración por aquello que se les presenta.

Una evolución del arte para niños

Para darte más consejos de cómo un niño o niña pueden disfrutar más del arte, te vamos a proponer un pequeño juego que les hará vivir en las diferentes épocas pictóricas de la historia del arte adaptado a su edad.

Para ello, lo que tienes que hacer es contarle que al día siguiente van a empezar un viaje muy especial por el arte de la humanidad, desde las personas prehistóricas, pasando por los egipcios, los romanos, más adelante por el arte oriental, el renacimiento y así hasta nuestra época. Cada semana le enseñarás un arte diferente, enseñándole en el ordenador fotografías o imágenes atractivas y no muy complicadas, contándole como era la vida en aquella época, pero todo siempre como un juego o un pequeño cuento, sin dar demasiados datos o fechas, solo conocimientos que el pequeño pueda captar.

Después de esto motivarle a que realice uno de esas pinturas (por ejemplo las pinturas de Altamira), o hacer que coloree un cuadro que hayas impreso por internet. Este juego le encantará con total seguridad, aprenderá mucho y poco a poco irá creciendo pidiendo nuevas obras o estilos, reconociendo incluso pinturas que vea en la televisión o por internet. Todo es cuestión de la manera que se le enseñe al niño, haciéndole partícipe y sobre todo con actividades que le hagan divertirse.