los mejores libros

Administrar el tiempo de lectura es tan importante (y difícil) como tener un buen control de tus finanzas personales. Al igual que no se pretende pasar la tarde entera de los fines de semana leyendo sin hacer otra cosa, sí podemos en los otros días aprovechar alguna hora de una tarde preciosa, o incluso aprovechar mientras estamos en el transporte público para tener en nuestras manos los mejores libros para leer y no sólo ser un lector ocasional, sino un asiduo a la lectura. El hábito de la lectura debe unir la disciplina y el placer. Estoy lejos de ser un ejemplo ya que mi rutina de lectura siempre ha sido un poco caótica.

Hay semanas que he leído miles de páginas y otras en que no llego a cuarenta… Sin embargo, los libros son piadosos y esperan pacientemente que nosotros volvamos a tenerlos entre sus manos para devorarlos. Sin embargo, he hablado con mucha gente disciplinada que ha devorado libros durante toda su vida. Por ello, he recopilado sus consejos para intentar leer tus libros mejor de manera más constante y viviendo y disfrutando al máximo cada una de sus palabras.

los mejores libros

Cómo Leer tus Libros Mejor y Aprovechar tu Tiempo

1. Ten siempre un Libro en tus Manos

Para un lector disciplinado, cualquier tiempo de espera puede convertirse en un fantástico momento de lectura. Los amantes de los libros digitales pueden usar una tablet, o incluso un smartphone. Existen buenas applicaciones para la lectura, como Kindle Kobo, que adapta el formato de página en cada dispositivo y permitirle continuar leyendo sin interrupción. Quienes prefieren libros de papel pueden dejar un espacio en el bolso o mochila para los mejores libros. Leer en estos minutos de espera, hará que puedas más leer libros enteros a largo plazo

2. Tomátelo como un desafío

Hay algo en común entre la lectura y el deporte y es que un buen atleta es impulsado por objetivos y busca constantemente el mejor desempeño posible. Esta disciplina tiene que ser también el signo de identidad de los lectores. Después de establecer el hábito de la lectura, la tentación de disfrutar leyendo es grande. Desafiarte a ti mismo es una manera de mantenerse en forma. No todo el mundo es capaz de leer un libro al día, pero intentar leer un libro a la semana es un buen comienzo. Establecer plazos también ayuda a crear valor para cara larga o trabajos difíciles. 

3. Ponte un horario

Para superar las distracciones de la vida diaria y la tentación de dejar los libros más tarde, reserva un tiempo cada día para la lectura. Algunos prefieren leer en la cama antes de dormir, mientras que otros se sienten más preparado de hacerlo durante la mañana, antes de ir a trabajar. Lo importante es respetar el tiempo dedicado a la lectura y, si es posible, tratar de extenderlo. Poco a poco, leer se convierte en un placer diario, y el lector siente ganas de reencontrarse con los libros, como si a la espera de una fecha o una buena cena.

4. No te vuelvas loco por leer

Un error común es intentar leer varios libros del mismo autor seguidos o incluso a la vez. El esfuerzo provoca fatiga mental y conduce invariablemente a la retirada. Sobre todo sucede en los grandes clásicos de la literatura que tardan más en ser digeridos. Una forma de descanso sin salir de la lectura es alternar libros difíciles con otros más ligeros, de esos que podemos encontrar en cualquier supermercado. Alterna clásicos de la literatura universal, con biografías de atletas, superventas y novelas de ciencia ficción.

5. Tener un diario de lectura

La memoria humana es limitada. Para muchos de nosotros, una maratón de libros continuamente a  lo largo del tiempo sobrecarga del cerebro. Un  buen consejo es escribir un poco sobre cada libro que has leído para poder recordarlos mejor. Puedes escribir una frase de cada libro que he leído, o incluso escribir una reseña de los libros. La escritura sirve no sólo para recordar mejor, sino también para ayudarnos a comprender mejor los libros que leemos.

6. Compartir las experiencias

Sucede algo muy común, y es que a veces lo más fascinante de los libros se olvida. Afortunadamente, no estamos solos aunque la lectura es un hábito solitario. Podemos convertirla en un pasatiempo colectivo ya que generalmente los lectores de atraen a otros lectores. Puedes integrarte a un grupo de lectura y compartir tus descubrimientos literarios con amigos. Hablar de libros es una manera de reavivar en nosotros mismos y en los demás la pasión por los libros.

Dejar respuesta