Conseguir que tus envíos B2C y B2B lleguen perfectos

Cuando cuentas con una empresa y entre los servicios que ofreces figura la venta de productos, sabrás de sobra que la compra online y el correcto envío de los artículos es de vital importancia. La forma en que nuestros productos llegan a nuestros clientes es lo que condiciona la impresión que estos tendrán de nosotros y de nuestra empresa, de ahí que sea tan trascendente cuidar al detalle el proceso de envío al que se someten nuestros artículos. No obstante, no todos los envíos son iguales, y por lo tanto no todos deben realizarse de la misma forma. Cuando abrimos un negocio y nos metemos en el mundo de la compra-venta online, existen dos tipos de envíos de vital importancia que debemos controlar al milímetro: los B2C y los B2B.

Los envíos B2C son los envíos comunes, porque se trata de aquellos que enviamos a nuestros consumidores individuales. Nuestro negocio puede tener dos vertientes claras: la venta de productos a clientes particulares, y la venta de productos a empresas. Las siglas B2C responden a Business-to-Consumer, de ahí que se centre en las características del envío a particulares, en tanto que las siglas B2B hacen referencia a Business-to-Business, es decir, a otras empresas. Contar con esta variedad de clientes ayudará a que nuestra prospere más rápidamente, ya que estaremos abarcando más mercado. Debemos tener en cuenta, claramente, que una empresa no comprará en la misma medida ni los mismos productos que un consumidor individual, de ahí que sea importante cuidar ambos procesos de envío.

Esta parte del negocio, la que se encarga del correcto envío y recepción por parte de los clientes de nuestros productos, es crucial para que nuestra empresa adquiera renombre, ya que es en este punto en el que los clientes contactan físicamente por primera vez con nuestro servicio. Hay que tener en cuenta varias cosas a la hora de preparar un envío, y si andas un poco perdido en este sentido, he preparado una serie de consejos que debes tener en cuenta para conseguir que tus artículos lleguen perfectos a sus destinatarios.

Consejos para que el envío de tus productos sea perfecto

Una de las cosas que más debes tener en cuenta, y prácticamente en primer lugar, es el embalaje en el que vas a enviar tus productos. Esto es lo primero que verán tus clientes, ya sea una empresa o un consumidor particular, y es lo que determinará su imagen de tu marca. Desde mi punto de vista, la mejor opción siempre es optar por un estilo de paquetería que sea resistente a los golpes, en el que el artículo pueda ir acolchado, y que sea reciclable. La estética es también importante, pero lo más importante es el estado en el que llegue lo que va dentro, de ahí que sea crucial conseguir un embalaje que proteja sin excepción el producto. Cuando empieces a valorar diferentes embalajes, podrás ver que existe una variedad más amplia de lo que podrías haber imaginado. Por eso mi consejo es siempre fijarse en la resistencia del paquete, ya que es la única protección con la que va a contar el artículo.

Algo que debes tener en cuenta desde el primer momento es el partner de paquetería con el que vas a contar. Este partner es el que se encarga del servicio de mensajería, y será el encargado de entregar correctamente tus paquetes. Si quieres asegurarte el servicio de mayor calidad en Europa, la empresa GLS es tu mejor opción para que tus envíos B2C y B2B lleguen en perfecto estado y de manera rápida a tus clientes.

Ya sean empresas o clientes individuales, la empresa GLS está considerada como el mejor servicio de paquetería del continente, así que lo más inteligente por tu parte es poner tus envíos en sus manos para que tus clientes puedan disfrutar de los productos como deben. Recuerda que la rapidez del envío y el estado en el que se encuentren los artículos es lo que marcará la diferencia.

Por último, siempre puedes añadir algún detalle en cada envío para potenciar tu relación con los clientes y fidelizarlos. No hace falta que sean detalles portentosos, pero siempre puedes incluir pequeños regalos, ofertas o incluso alguna nota de agradecimiento, algo que destaque tu servicio por encima de otros. Fidelizar a nuestros clientes es la estrategia más clásica a la que se puede recurrir, y es de vital importancia, porque son ellos los que hacen que tu empresa prospere. Asegúrales el mejor servicio, tanto en atención al cliente como en recepción de envíos, y tu negocio crecerá como la espuma.

Dejar respuesta