Factores clave para negociar la compra de una vivienda

Ha llegado el momento. Por fin has decidido dar el paso y comprar una vivienda. Enhorabuena, ahora viene lo más complicado… negociar el precio. No te preocupes, si no tienes nada claro, léete este artículo y conoce en qué aspectos debes fijarte antes de tomar una decisión definitiva.

Haz un pequeño estudio de mercado

Lo primero que debes hacer, antes de nada, es realizar un estudio de mercado. ¿Por qué es importante hacer uno? Sin lugar a dudas porque gracias a él conseguirás ahorrarte una valiosa suma de dinero. Haciendo un estudio de mercado puedes conocer el precio al cuál se están vendiendo las casas en un determinado lugar. Debemos fijarnos, pues, en si estas casas tienen la misma antigüedad, si disponen de los mismos metros, si cuentan con dos o más plantas, si tienen garaje, etc., para después compararlas.

Así mismo, si ya tienes decidida la zona en la cual vas a vivir, entonces puedes investigar aspectos como el precio por metro cuadrado o la revalorización/desvalorización de la zona con el paso del tiempo. Haz un trabajo de campo y paséate por el lugar, conoce la zona y, a partir de ahí, negocia.

Analiza el inmueble

Supongamos que ya te has decidido por un inmueble en concreto, lo siguiente que tienes que hacer es observar bien los detalles. Es decir, cuántos años tiene la casa, si presenta imperfecciones, etc. Fíjate en cualquier cosa que creas que puede restar valor al precio inicial con el cual se ofrece la vivienda, como el estado de habitabilidad de la casa. Es decir, si podrías incorporarte a vivir inmediatamente en ella o si, por el contrario, primero tendrás que llevar a cabo alguna reforma.

Conoce el precio real

Lo más seguro es que el vendedor haya inflado un poco, o mucho, el valor real de la vivienda. Para evitar pagar de más puedes consultar los datos oficiales sobre el valor del ladrillo, y aplicarlos al tamaño total de la casa en cuestión. Estos puedes obtenerlos, por ejemplo, analizando la referencia catastral, o como comentábamos al principio, realizando un estudio de mercado.

Ten en cuenta que, por lo general, los vendedores tienden a subir el valor real de la vivienda porque saben que los compradores van a querer negociar. A menos que el precio del anuncio sea excesivamente bajo, no confíes en el vendedor si trata de justificarse explicando que el precio de la vivienda es el mínimo que ha podido poner.

Comprueba las cargas y deudas de la vivienda

Fundamental, casi el más importante. Asegúrate siempre de que tu nuevo hogar no tiene ningún adeudo pendiente de abonar, porque, una vez firmado tú serás el responsable de cargar con los gastos. Para evitar que esto te ocurra debes fijarte, sobre todo, en el estado hipotecario de la vivienda, los impuestos pendientes de pagar y si se encuentra en situación de embargo.

No te precipites

A veces querrán engañarnos haciéndonos creer que hay otro comprador interesado y que tenemos que ofrecer una respuesta a la mayor brevedad. ¡Mentira! Una casa no es como un teléfono móvil o un ordenador, la inversión que vas a realizar al comprar una vivienda en mucho más grande. Así que, por mucho que te digan, tómate tu tiempo para pensar y decidir si es la casa que quieres o si estás dispuesto a pagar el precio que te piden.

En Lamudi.com.mx puedes echarle un vistazo al catálogo de viviendas de las que disponen y tomarte tu tiempo para preguntar por detalles o visitarlas con total tranquilidad.

Trata de investigar cuánto tiempo lleva sin venderse

Debes tener en cuenta que, en cualquier caso, tú siempre tendrás ventaja, ya que hoy en día resulta muy difícil vender una vivienda. Por ello debes estar informado con los consejos que te hemos ofrecido, así como investigar cuánto tiempo lleva sin venderse el inmueble. Busca la dirección exacta de la vivienda en Google, mira los anuncios y fíjate en la fecha de publicación. Si la vivienda lleva mucho tiempo en el mercado, pero aun así no se vende, entonces tienes muchas ventajas a la hora de negociar, ya que es posible que el vendedor o vendedora esté un poco desesperado/a.

Dejar respuesta