Las relaciones comerciales entre China y España han llegado a estar en serio peligro en las últimas horas tras el anuncio del estreno de una obra de teatro china en Barcelona. De hecho, fueron varios los diplomáticos del consulado chino en España quien se pusieron en contacto con representantes del gobierno español para que se prohibiera el estreno de la obra de teatro del grupo Shen Yun. Esta compañía es disidente del gobierno chino y de ahí que se opusieran a este estreno, de hecho las presiones para que este estreno no se realizara eran de índole comercial. No hay que olvidar que cada vez son más las empresas chinas que compran productos y servicios a empresas españoles. Pero, ¿era esto suficiente para censurar una obra de teatro?

Finalmente parece que el estreno se realizará y durante los próximos días del 9 al 12 de abril se podrá presenciar en directo a Shen Yun Performing Arts en el Teatro Nacional de Cataluña. Los funcionarios del consulado chino, que ejercieron una fuerte presión a los representantes del teatro y a la propia Secretaría de Asuntos Exteriores de la Generalitat, finalmente no han visto como estas presiones surgían efecto. El motivo por el que defendían esta cancelación era porque iba en contra de los intereses del Partido Comunista Chino.

Estos representantes amenazaron con el fin de las inversiones en China si no se cancelaba el espectáculo y recibían la información personal de los participantes en esta función. Además también calumniaron a los artistas. Pero, a pesar de todo esto, las autoridades no han cedido. No sabemos mucho más pues fuentes de la Generalitat no quisieron confirmar ni desmentir nada. Pero parece claro que todo sigue igual porque el espectáculo sigue en cartel para las fechas antes mencionadas.

Veremos que ocurre hasta entonces y, sobre todo, qué represalias puede tomar la comunidad china el día del estreno. El grupo Shen Yun teme de que pueda ocurrir algo, aleccionados por los representantes chinos en nuestra país. El grupo Shen Yun ha denunciado todo esto y el miedo que tienen de que pudiera haber algún sabotaje que pusiera en riesgo el estreno de la obra en Barcelona. Visto lo estrambótico del asunto, no nos extrañaría nada.