Cuando aún estamos de resaca carnavalera en gran parte de España después de haber disfrutado de fiestas tan importantes como el carnaval de Cádiz, el de Tenerife, el de Badajoz o el de la localidad murciana de Águilas, no podemos olvidarnos de mencionar el que es uno de los mejores y más aclamados carnavales del mundo, el Carnaval de Venecia.

Esta localidad del norte de Italia, famosa por sus canales y sus góndolas, atrae cada año por estas fechas a millones de turistas que buscan disfrutar del carnaval más misterioso por excelencia y también de uno de los más elegantes y sofisticados.

Y es que el hecho de estar considerado una de las mejores fiestas de carnaval de todo el mundo no es una mera casualidad ya que la historia carnavalera de Venecia se remonta siglos atrás, ya que comenzó a celebrarse allá por el siglo XI y el siglo XVIII, cuando los nobles utilizaban todo tipo de máscaras y disfraces para poder mezclarse de vez en cuando con el pueblo llano sin ser reconocidos. Desde ese momento y hasta el siglo XVIII existió una gran tradición de disfrazarse, extendiéndose incluso la costumbre al pueblo llano, más allá de la exclusividad de las altas esferas. Tanto es así que incluso el propio Napoleón los prohibió durante su ocupación en Venecia a finales del siglo XVIII por miedo a ser víctima de una conspiración entre personas disfrazadas de las que no pudiera conocer su identidad.

Con esta prohibición y el declive mercantil del puerto y de la ciudad de Venecia durante las siguientes décadas, el Carnaval pasó prácticamente desapercibido durante casi un siglo, hasta que en 1896, ya a finales del siglo XIX, los propios venecianos recuperaron una de sus tradiciones más ancestrales.

De esta forma, hoy en día goza de gran popularidad en el mundo y atrae a millones de personas cada año que se acercan hasta la localidad para disfrutar de sus máscaras y sus trajes elegantes que suelen vestir sobre todo los ciudadanos venecianos como símbolo de su historia, de su cultura y de su tradición, luciendo grandes y pomposos trajes de gran colorido acompañados de las mejores máscaras, dejando los antifaces para los turistas.

Durante los días que dura la festividad, los turistas pueden disfrutar de un gran número de actividades como desfiles, el famoso vuelo del Ángel que se celebra el primer domingo de Carnaval, degustación de dulces típicos además de todos los actos celebrados el martes de Carnaval, considerado el día grande de la fiesta veneciana por excelencia. El auténtico Venise Voyage, toda una experiencia.

 

Compartir
Artículo anteriorEl turismo y la crisis
Artículo siguienteLo mejor de Bilbao

Dejar respuesta