En esta época de oro de las series de televisión hay que pensar que no todas las series que merecen la pena vienen desde Estados Unidos. Suelen ser las que tienen una mayor campaña publicitaria o las que estamos acostumbrados a ver, pero la verdad es que en Europa se realizan grandes producciones que no desmerecen en calidad y capacidad para enganchar al telespectador.

 

Inglaterra, fuente de grandes series

En los últimos años se han podido disfrutar de algunas grandes series llegadas desde este país. Luther, Peaky Blinders, Broadchurch o Happy Valley no han sido casos aislados y han dado un salto de calidad en cuanto al modo de hacer series y que enganchen desde el primer minuto a cualquiera que se acerque a ellas.

En su mayoría han sido historias de misterio o acción, como viene siendo habitual en un mundo de las series que suele rondar siempre estas dos vertientes. Todas ellas se han convertido en grandes éxitos que van a continuar en el 2016 a pesar de lo caro que resulta producirlas.

Mundo no anglosajón

En Francia se pudo ver Les Revenants hace dos años, una gran serie de fantasía en la que los fallecidos volvían a la vida sin saber los motivos. Una historia de suspense hecha para que los seguidores pensasen en las consecuencias que podría traer un hecho similar.

Desde Italia se han aficionado a las series de mafias. Si Roma Criminale ya resultó de gran calidad, los mismos productores se han atrevido a adaptar Gomorra. El famoso libro que ya tuvo una adaptación cinematográfica se puede ver en 10 capítulos que son un completo repaso al mundo de la mafia en el país.

Tantas series y tan poco tiempo, dirán muchos. Pero más vale quejarse por abundancia que no encontrar nada que disfrutar en la televisión.

Dejar respuesta